El viernes 12 de junio de 2015 la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió una resolución en la que declara básicamente inconstitucionales todos aquellos códigos civiles estatales que limitan al matrimonio como la unión de un hombre y una mujer. También el 26 de enero de 2015, la misma Corte declaró inconstitucional restringir el matrimonio y otros derechos solamente a parejas formadas entre hombre y mujer en el estado de Jalisco.

El 17 de mayo de 2016, el Presidente de la República envió una iniciativa de ley para que a nivel de Constitución y el Código Civil Federal el matrimonio entre personas del mismo sexo sea posible.

Esto dio un revuelo en las noticias nacionales y del mundo diciendo que ya estaba aprobado el matrimonio entre personas del mismo género en todo el país.

Cierto y no. Con esto se derriban todas las argucias legales con las cuales los gobiernos estatales han impedido que las parejas del mismo género se puedan casar libremente en cualquier oficina del registro civil, pero esto NO significa que ya haya habido cambios en las leyes estatales, sus procedimientos, reglamentos y formatos para de hecho, ya poder celebrar matrimonios entre este tipo de parejas libremente.

Esta iniciativa fue rechazada por la Comisión de Puntos Constitucionales el 9 de noviembre de 2016, argumentando que la inclusión de esta protección a nivel constitucional no es determinante para que se puedan o no seguir realizando estos matrimonios y que sigue siendo decisión de cada estado modificar sus constituciones y códigos locales a su tiempo y voluntad.

En Jalisco estamos esperando a que el gobierno estatal libere los procedimientos en todo el estado, ya que por ahora sólo algunos registros civiles de Guadalajara, Zapopan y Puerto Vallarta lo realizan.

Las aprobaciones legislativas recientes en Morelos, Michoacán, Campeche y Colima aún están en espera de la reglamentación interna para liberar el trámite en todas sus oficinas de registro civil.

En el resto del país, las parejas aún deberán interponer un juicio de amparo, el cual ya es un hecho que ganarán de manera automática en cuanto éste se formule y proceda, y entonces podrán solicitar el matrimonio en el juzgado de la ciudad donde estén exigiendo judicialmente su derecho. Pero de igual forma se requerirá la intervención de algún abogado o despacho que les apoye en el trámite para poderlo realizar.

El camino está un poco más libre que antes, reduciéndose exponencialmente el tiempo en que se resolverán estos amparos, pero si no es el camino deseado por las parejas, deberán considerar trasladarse al Distrito Federal, Quintana Roo o Nayarit para hacer su trámite de manera personal y sin trámites judiciales (que es donde contamos con oficinas y representantes).

 

Actualizado al 10 de noviembre de 2016